Orden en la incertidumbre.

Hasta en las rútinas diarias, estamos sujetos a lo impredecible del mundo. Y todavía reconociendo que existen acontecimientos que no podemos controlar, déjamos que estos nos afecten.

Una tarde lluviosa puede significar dos horas en el tráfico. Una llanta averiada te puede traer problemas con tu jefe. Una paseo en bicicleta puede terminar en una fractura. Y los accidentes pasan, sobre todo cuando creamos tener control sobre todo lo que nos rodea. Muchas vecer es más importante cómo manejemos las consecuencias de nuestros errores, no cómo fue qué los errores ocurrieron

Quizá esa tarde pueda ser una de cafés, y a lo mejor ese trabajo no sea tan bueno despues de todo. Los huesos rotos vuelven a sanar.

Cuando tu vida es el vehiculo, cualquier problema es pasajero. Tú decides hasta donde te acompaña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s